Más que una declaración de misión: Es cómo incorporar el propósito de ofrecer valor

El propósito de su empresa fortalece la resiliencia* y crea valor, si es genuino.

Un nuevo marco destaca un enfoque detallado para incorporar el propósito en toda su organización.

(*) Resilencia.- Es la capacidad que le permite a ciertos empresarios anteponerse a las distintas adversidades que se les presentan y les permite desarrollar conductas positivas ante el estrés, las amenazas o algún conflicto.

Todos lo hemos visto:

Las empresas que tienen “eso”, reflejan un entusiasmo y una pasión que ilumina a los empleados deleita a los clientes y brilla para los inversionistas y accionistas.

  • No es solo el aspecto más cálido de la empresa, es mucho más que una declaración de misión.
  • El propósito responde a la pregunta: “¿Qué perdería el mundo si mi empresa desapareciera?” Define la razón principal de ser de una empresa y el impacto positivo resultante en el mundo.
  • Las empresas ganadoras están impulsadas por un propósito, llegan más alto y logran más gracias a él.
  • Los competidores se preguntan, dónde pueden obtener algo de esa magia y cómo podrían esparcirla.

Si esa es tu expectativa, ese propósito se puede agregar fácilmente a su mezcla, prepárese para decepcionarse.

  • Un enfoque superficial del propósito como resultado de un parche, no funciona. De hecho, puede causar un daño considerable, alejando a los clientes o alejándolos por completo, y desincentivando a los empleados de toda la organización.
  • Sin embargo, el corolario positivo también es válido: las empresas con un propósito genuino y vivido irradian autenticidad haciendo el bien. Los clientes, proveedores, socios e inversores reconocen la propuesta de valor. Los líderes superiores asignan capital y recursos con un propósito en mente. Y los empleados piensan en el propósito todo el tiempo, convirtiéndolo en parte de su toma de decisiones como algo natural.

Construir esas dinámicas no es fácil. Requiere que los líderes incorporen un propósito en toda la organización. El propósito debe conectarse con la “superpotencia” de tu empresa: su capacidad única para crear valor.

El propósito es la razón de ser de tu empresa.

imagen3jlr

¿Cómo hacer que el propósito sea real?, y se mantenga alejado de posibles vulnerabilidades o retrocesos y ayude a develar un valor significativo.

Un marco para crear un PROPÓSITO, siguiendo “5 Pasos”

Se cree que es relativamente fácil desarrollar una declaración de misión o iniciar una iniciativa de propósito.

La mayoría de las organizaciones han buscado definir su propósito en algún momento u otro, y muchas piensan que es importante asegurarse de que el propósito de la empresa esté integrado en todo lo que hace. Pero los líderes también saben que eso no es fácil.

Alrededor del 70 por ciento de los propósitos no logran alcanzar sus metas declaradas, en gran medida porque no logran cambiar, y en ocasiones ni siquiera piensan en cambiar procesos y la mentalidad y el comportamiento de los empleados.

El propósito debe ser sistémico y racional, pero también emocional; debe resonar con los miembros de su organización e informar su toma de decisiones.

Cinco elementos fundamentales:

  1. Estrategia y productos de la cartera: son los productos y/o servicios que ofrece tu organización, y las opciones de “dónde jugar” y “cómo jugar” qué haces para servir mejor a tus clientes.

Demostrar un propósito en los productos y servicios que ofrece es un proceso de dos pasos:

1° Asegúrate de que la cartera/portafolio de negocios se alinee con el propósito de tu empresa. Casi todas empresas pueden identificar formas de remodelar sus negocios de una manera activa y decidida.

2° Una vez que has elegido tu cartera/portafolio, complementa tus negocios con productos y servicios que coincidan con el propósito de tu empresa y elimina los que no lo hagan. Lucha por tener más libertad para elegir lo que hace su empresa y cómo puede marcar una diferencia positiva.

2. Personas y cultura: es el talento (y la gestión del talento) que despliega tu empresa. La segunda palanca es tan importante como la primera: las personas y la cultura. El propósito comienza con los seres humanos, los empleados, quienes son fuentes de fortaleza y fuerte control contra la falta de autenticidad. Es por eso que el sentimiento de los empleados es a menudo la fuerza más grande que socava las afirmaciones poco sinceras. Hay que ser congruentes.

3. Procesos y sistemas: son los procesos operativos que se adaptan para cumplir con el propósito; y las formas que aseguran que la cadena de valor esté en línea con su propósito.

El centro de tu modelo de negocio son las iniciativas operativas, los incentivos y los mecanismos de gobierno de los que depende su empresa para crear valor y realizar su propósito.

Se necesitan sistemas robustos para mantener (o arrancar) el motor de propósito. Por supuesto, algunos elementos dependerán de la industria y el negocio. Pero, independientemente del sector, la mayoría de las empresas pueden incorporar las mejores prácticas.

4. Métricas de desempeño: son las métricas objetivo y los incentivos que utiliza para medir lo que desea lograr, cómo está progresando su empresa y la forma en que crea y distribuye incentivos para hacer tangible el propósito de su organización.

Esto significa identificar los indicadores clave de desempeño (KPIs) que se relacionen con el propósito de tu empresa, rastrearlos a lo largo del tiempo. “Lo que se mide, se maneja” (Peter Drucker). Pero no hay que medir el propósito, sino los indicadores de desempeño que no lleven al propósito.

El propósito debe provenir de adentro y guiar las métricas que miden y rastrean.

5. Posiciones y participación: es cómo alinear sus posiciones y afiliaciones externas para ser coherentes con el propósito que tu empresa ha definido y cumplir de forma constante.

Lo que es verdadero dentro de su organización debe ser coherente más allá de ella: el propósito debe estar integrado en la forma en que su organización transmite información y se relaciona con el público.

Las expresiones artificiales de propósito suenan falsas y las partes interesadas reconocen la falta de autenticidad. El Barómetro de Confianza de Edelman, por ejemplo, encontró que dos tercios de los encuestados estuvieron de acuerdo en que “una buena reputación puede llevarme a probar un producto/servicio,.

  • El propósito es una fuente de ventaja competitiva, pero debe ser genuino y estar infundido en el modelo comercial de su organización.
  • Los 5 Pasos proporcionan un marco de ayuda para incorporar el propósito de una manera sistemática y holística; y
  • Ayuda a las organizaciones a identificar las fuentes de valor, sus puntos de vulnerabilidad y a hacerlo bien haciendo el bien.